René
Magritte
LA BELLE SOCIÉTÉ, 1965
Los surrealistas compartían un mismo objetivo, pero diferían en el método para lograrlo. Siguiendo las directrices de André Breton, todos ellos aspiraban a expandir los límites de la realidad incorporando la experiencia de los sueños; liberarse del corsé de la razón y abriéndose a lo pulsional e intuitivo. En cuanto a los procedimientos, unos optaron por investigar nuevas técnicas para crear obras dictadas por el azar, mientras que otros prefirieron trastocar los mecanismos tradicionales de la percepción sirviéndose de medios convencionales. Entre los primeros destacaron Max Ernst, Roberto ...leer más
boton volver boton ir boton ir